domingo, abril 27, 2008

Revolución del 24 abril y la segunda invasión norteamericana a dominicana

La revolución de abril de 1965 (o guerra de abril, pues aquí no se puede hablar de revolución, uso el termino solo porque es el mas conocido a nivel popular) fue un intento de los sectores liberales tanto civiles como militares de la nación dominicana por restaurar la constitucionalidad, perdida con el golpe de estado del 25 de septiembre de 1963 al gobierno legítimo de Juan Bosch, elegido en la boleta del Partido Revolucionario Dominicano, con el 59.9% de los votantes, partido que en ese entonces dirigía. Fue el primer gobierno democrático después de 30 años de dictadura.

La insurrección que depuso el
gobierno, estuvo liderada por el general Elias Wessin y Wessin junto con otros 10 generales y otros tantos coroneles, pertenecientes fundamentalmente a la Fuerza Aérea Dominicana.

Bosch fue sustituido por un Triunvirato, compuesto por Emilio de los Santos, Ramón Tapia Espinal y Manuel Tavárez Espaillat. El primero renuncio poco después, siendo sustituido por el Dr. Donald Reid Cabral. Bosch pide asilo diplomático en Puerto Rico.
Una de la causa aparente del golpe de estado fue el haber promulgado la constitución de 1963, la más democrática que se ha dado el país en toda su historia. Este hecho lleno de temor a algunos sectores militares, formados con las ideas anticomunistas de la dictadura de Trujillo, otros sectores de clase media y la propia iglesia católica.

Es evidente que el partido gobernante, el PRD, y los sectores políticos progresistas del país no estuvieron a la altura de las circunstancias en ese momento histórico y no crearon la debida resistencia política para oponerse al golpe que se gestaba en los cuarteles contra el gobierno. En su favor debo decir que los partidos políticos eran organizaciones débiles, sin una verdadera representación social, quizás por efecto de la dictadura tan larga que vivió la república. Como excepción a la regla podemos señalar, las múltiples gestiones llevadas a cabo para defender el gobierno, del Coronel Fernández Domínguez y algunos otros políticos de la nación, pero de forma aisladas.

Ahora bien, una vez consumado el golpe de estado, prendió si la idea de un “contra golpe” para deponer el gobierno de facto, y volver a la constitucionalidad. Entre los gestores de esta idea estuvieron, de nuevo, Fernández Domínguez y Rafael Molina Ureña, Presidente de la Cámara de Diputados durante el gobierno de Bosch. Fue entonces cuando se comenzó a gestar de lleno la oposición política al Triunvirato de forma organizada. Los sindicatos de trabajadores respaldaron al PRD, y en Río Piedra, Puerto Rico, Juan Bosch realizo un acuerdo con el Partido Revolucionario Social Cristiano (PRSC), el cual decidió hacer causa común con el PRD en sus afanes por el imperio de la democracia.
Para el año de 1965, el país estaba en medio de una gran inestabilidad política, gran crisis económica, corrupción administrativa, el gobierno del "Triunvirato”, presidido por Donald Reid Cabral, se ve asediado por la conspiración dentro de las filas militares. Era evidente la impopularidad de los golpistas en el seno de la población dominicana.
Los sectores militares partidarios del contragolpe, planificaron un levantamiento para el 26 de abril de 1965, pero debelado del complot, se vieron precisados a adelantar la fecha, es así como el 24 de abril, Dr. José Francisco Peña Gómez, a la sazón, locutor y comentarista de radio y miembro del PRD, llama a la población a revelarse contra el gobierno del Triunvirato, el cual en poco tiempo, se ve asediado de protestas populares y renuncian, un día después, el 25 de abril, dando paso a un nuevo gobierno popular presidido por el Dr. Rafael Molina Ureña, el cual restaura todos los derechos consagrados en la constitución de 1963, pidiendo también la venida de Juan Bosch desde su exiliado en Puerto Rico.
El nuevo gobierno intenta negociar la paz con los militares golpistas, ante la negación de estos, y la oposición de los Estados Unidos, su presidente, y otros constitucionalistas, piden asilo en la embajada de Colombia. Ante la nueva situación creada y la imposibilidad de regresar de Juan Bosch, este transfiere sus derechos constitucionales al coronel Francisco Alberto Caamaño, el cual fue inmediatamente ratificado por el Congreso Nacional y pasa a ser el nuevo presidente constitucional de la república

Por su parte los militares golpistas, generales,, Elias Wessin y Wessin y Antonio Imbert Barreras, con los auspicios del embajador norteamericano William Tapley Bennett, crearon una Junta Militar, presidida por el coronel Pedro B Benoit como contrapartida a la presidencia de Caamaño.

La división en bandos contrapuestos, del poder político y militar del país, unido a la presión popular, creo el marco para la guerra civil que habría de venir, y los desatinos subsiguientes.
Ante el avance indetenible de los constitucionalistas, producto del respaldo de la población, el embajador norteamericano en complicidad con los militares golpistas y otros sectores nacionales, piden el envió de “ayuda” al gobierno de Lyndon B Johnson en Estados Unidos, el cual con la excusa de "salvar vidas de norteamericanos en el país" y ha sabiendas de que sus aliados, como el mismo embajador comunicara a su gobierno, estaban “llorosos y urgían histéricamente un repliegue militar”, ordena la invasión del país el 29 de abril de 1965; y al poco tiempo unos 42,420 marines norteamericanos mancharon con sus huellas por segunda vez en un siglo el suelo patrio, para aplastar los deseos libertarios e institucionales de la población dominicana.
Su temor oculto fue la falsa premisa, por desconocimiento de la realidad, de la posible instauración en el país de un nuevo gobierno de corte socialista como el presidido por Fidel Castro en la vecina Cuba. Producto del síndrome de la Revolución cubana que afectaba el gobierno de Johnson, o la denominada "teoría del domino" de moda en la época, por los problemas en la península de Indochina y Vietnam. La mejor forma de entender el temor que sintió la administración Johnson es saber que en Vietnam, al momento de la invasión a dominicana en abril de 1965, el ejercito dispuesto allí era de tan solo unos 26,000 marines (la mayoría eran asesores, no soldados regulares) y a la República Dominicana enviaron unos 42,420 marines a combatir un "ejercito compuesto por las gentes del pueblo". Notorio es también la gran propaganda que iniciaron en contra del gobierno constitucionalista en donde se decía que el mismo estaba lleno de políticos pro comunistas (la mayoría de ellos hoy son ciudadanos profesionales de clase media acomodada o empresarios)
El 30 de abril llego al país el "delegado político de ocupación" el Sr. John Bartlow Martin el cual disolvió la junta militar presidida por Benoit y creó el Gobierno de Reconstrucción Nacional, presidido por el General Antonio Imbert Barreras el cual acepto la denominación y dijo que había aceptado ” bajo obligación moral…”.
Con este acto, después de la invasión norteamericana, la guerra civil entre dominicanos se convirtió entonces en Guerra Patria contra el invasor y sus cómplices.
En lo sucesivo el asedio de los norteamericanos contra el sector constitucionalista fue constante a pesar de que habían prometido mantenerse al margen del conflicto interno, en un acuerdo previo con la OEA y los demás sectores beligerantes. Incontables hombres y niños del pueblo murieron combatiendo esta afrenta.
Algún día la historia podrá juzgar el proceder del gobierno presidido por Imbert en justo términos. Los crímenes cometidos por este gobierno provisional, con su política de limpiar de comunistas el país, son sencillamente indescriptibles, lo que ocurre que como estábamos en el marco de una intervención extranjera no se ha reparado en conducta del gobierno encabezado por Imbert. Juan Bosch cuando se refiere a este periodo habla de una tiranía igual que la Trujillo, dice no entender como los norteamericanos los encargaron de gobernar el país.
Poco después en un intento de asalto al Palacio Nacional, sede del Gobierno de Reconstrucción Nacional murió en plena calle, junto a otros destacados líderes, el Coronel Rafael T Fernández Domínguez líder militar de los constitucionalistas, víctima de las ametralladoras de francotiradores norteamericanos.
Esta foto quedo como un símbolo conflicto, le dio la vuelta al mundo, fue candidata a ganar un premio Pulitzer, muestra la desigualdad entre el invasor y la población que combatía sin armamentos, solo por coraje.

El 30 de agosto después de incontables encontronazos y escaramuzas e intentos de acuerdos entre las fuerzas invasoras y los militares y políticos constitucionalistas se llega a un acuerdo de paz con la participación de la OEA. Mediante la firma del Acta Institucional se acuerda designar a Hector Garcia Godoy como nuevo presidente provisional y la convocatoria a elecciones para el año siguiente de 1966, con este acto se dio por terminada la guerra patria.
El día 3 de septiembre ante una multitud de dominicanos el presidente Caamaño entrego el poder al nuevo presidente, en su discurso histórico de despedida, dijo:
No pudimos vencer, pero tampoco pudimos ser vencidos... Nosotros cedimos, es cierto, pero ellos, los invasores, que vinieron a impedir nuestra revolución, a destruir nuestra causa, tuvieron que ceder también ante el espíritu revolucionario de nuestro pueblo.

Ahí están, hablando por sí solas, las conquistas alcanzadas y que constan, engrandecidas por la sangre de los caídos, en el Acta Institucional y en el Acta de Reconciliación. Hemos logrado la fijación de elecciones libres a breve plazo. Hemos conquistado las libertades públicas, el respeto a los derechos humanos, el regreso de los exiliados políticos, el derecho de todo dominicano a vivir en su patria sin temor a ser deportado. Pero por encima de todo, hemos logrado una conquista inapreciable, de fecundas proyecciones futuras: la conciencia democrática. Conciencia contra el golpismo, contra la corrupción administrativa, contra la explotación y el intervencionismo…
          Y tengo fe en que así será

El 22 de enero de 1966 Caamaño sale a Londres nombrado por el gobierno provisional como agregado militar para no pisar suelo patrio hasta 1973 cuando muere en las montañas de Ocoa en un intento de instaurar un gobierno de acuerdo a sus principios.
El Dr. Joaquín Balaguer gano a Juan Bosch el 1 de junio de 1966 las primeras elecciones celebradas en una patria ocupada por tropas extranjeras. El resultado probablemente no podía ser otro.
La intervención norteamericana terminó el 21 de septiembre de 1966, fecha en que se completó la retirada de tropas del país.
Lo que vino después con el gobierno de Balaguer fue un periodo de inestabilidad política en el cual se persiguió a los militares constitucionalistas los que no murieron fueron puestos en retiros de las fuerzas armadas dominicanas, Caamaño estuvo exiliado hasta 1973 cuando se deicidio a venir en una invasión guerrillera, los izquierdistas que lucharon contra la ocupación fueron perseguidos hecho prisioneros o muertos. En suma en los 12 años siguientes los norteamericanos, con la CIA al frente, impusieron su ley y se podría decir que se "vengaron" de todo aquel que estuvo contra la invasión en con el silencio cómplice del gobierno. Es lo que se puede denominar un periodo de "pacificación forzada" que duro hasta 1978 con la salida de Balaguer del poder. No pretendo decir obviamente que la izquierda no le hizo oposición política a Balaguer (muchas veces muy cruenta), pero parece que existió un acuerdo no escrito en donde todo quien participo en la contienda debía desaparecer, con en efecto paso, salvo contadas excepciones.
En fin es la historia que nunca debió ser, la democracia de construyo sobre la base del sacrificio de los mas justos. Si los norteamericanos no intervienen en Santo Domingo los acontecimientos probablemente no hubieran pasado del mes de abril, pero la administración de Lyndon B Johnson estaba poseída por la paranoia de la presencia de otra Cuba en el continente.
Como en toda epopeya, un reconocido artista dominicano, Aníbal de Peña, inmortalizo la denominada revolución de abril con un himno, el Himno de la Revolución que dice así:
A luchar soldado valiente,
Que empezó la revolución,
A imponer los nobles principios,
Que reclama la constitución.
Desgarró la noche serena,
La sirena de la libertad
Cual clarín que llama a la guerra,
Defendiendo la Patria inmortal.
Como hermanos de Duarte luchemos,
Que ya Mella en el grito encarnó
Si cual Sánchez al martirio iremos.
Venceremos, como Luperón.
No cedamos un paso marchemos,
Por senderos de gloria y honor
y otra vez al traidor venceremos
y otra vez al grosero invasor

5 comentarios:

  1. La revolución de abril constituye sin dudas alguna el acto revolucionario más solemne se todo el siglo 20 en nuetra patria; si es cieto que no pudimos vencer, pero tampoco pudimos ser vencido.

    En la actualidad los ideales patrióticos y revolucionario están perdidos en la mente de la sociedad, ese sentimiento ha sido succionado por este capitalismo bestial en cual no has tocado vivir.

    "Viva abril la trinchera del honor"

    Amaurys Vélez

    ResponderEliminar
  2. Hola, me gustaria mucho poder escuchar el Himno de La Revolucion.
    Si es posible, ¿donde lo puedo conseguir?
    Gracias anticipadas.

    ResponderEliminar
  3. Puede encontrarlo en cualquier emisora de radio que sea vieja, o en la Secretaria de Cultura.

    ResponderEliminar
  4. You estube en el frente de la Guerra de abril de 1965;creo que fueron momento muy dificil para mi cuando un Elicotero de la Armada de US. me emboco y fui llebado al 12 de haina donde tenian una vase militar luego de ser interrogado, a los 2 dias me trasladaron en otro elicotero a un campameno militar de las armada de US,en el santo serro, ubicado entre moca y la vega donde unos soldados Cubanos y Puerto Riquenos me interrogaron de una manera in humaana desde patadas en mi cara yo estando esposado asta culataso con fusiles garam.
    bueno fue algotriste pero lo mas trite es que siendo un luchador como l fui toda vida hoy nadie de los que disfrutan hoy del poder no me conocen asi somo es mi qerida Republic Dominicana... ios los Premies a todos yo vivo fuera donde prefiero morir!!!

    ResponderEliminar
  5. esto es una investigacion completa y yo creo que todo el mundo de saber todo lo de nuestro pais y por lo que pasaron todas las personas de esa epoca espero que cada de 10 personas lean todo lo in poortate lo que es saber se nuestro pais

    ResponderEliminar

Gracias por su comentario. Es de gran ayuda siempre. Por favor seas respetuoso.